TOMO 58 - COLECCIONABLE NIPPUR DE LAGASH

$630,00
Entregas para el CP:
Medios de envío
  • Defensa 247 Se retira unicamente una vez confirmada y abonada la compra con el comprobante de pago
    Gratis

ENTREGA Nº 58

LIBRO: NAMAN

EN ESTE VOLUMEN:

NAMAN

SIRA

SIRA-ARIS

LA HORA DEL PLACER

EL SALVADOR DEL REY

LA TORRE

LA CARCAJADA DE LA NIEVE

LA VICTORIA SECRETA

Consta de un total de 64 libros

Autor de célebres personajes de la historieta universal como «Nippur de Lagash», «Dago», Gilgamesh el Inmortal”, «Dennis Martin», «Mi novia y yo», «Pepe Sánchez» y «Los Aventureros».
Historietas que permanecen en la memoria colectiva de las generaciones que se criaron en las décadas del ‘60, del ‘70 y del ‘80, y en los hijos, primos, hermanos y amigos de esas generaciones. Aquellos tomos que editó la alguna vez gigantesca editorial Columba.

Se las protegía con cariño, un cariño puro de quien recupera algo de la infancia y descubre que con aquella historieta lo une mucho más que un vínculo nostálgico. Porque a pesar de que en las últimas décadas casi toda su producción se publicó en Suiza, Italia, Francia y España, Robin Wood aún es recordado y extrañado por quienes pelean para no dejar de ser sus lectores, para no perder ese pedacito de felicidad que daba leer sus historias.

Debido a la gran producción de Wood, las cuatro grandes revistas de la editorial Columba (El Tony, Intervalo, Fantasía y D’Artagnan) se llenaron de historias suyas, por lo que tuvo que inventarse distintos seudónimos para que su nombre no se repitiera en el índice de cada revista. Así surgieron Mateo Fussari, Robert O’Neill, entre otros, todos ellos nombres falsos tras los que se ocultaba Robin Wood.

Robin Wood nació en Colonia Cosme-Caazapá (Paraguay), el 24 de enero de 1944. «Nací en el seno de una colonia de inmigrantes irlandeses y escoceses que llegaron a Sudamérica desde Australia y fundaron una colonia socialista en medio de la selva», contó alguna vez en una nota periodística.

A comienzos de la década de 1950 se traslada a Buenos Aires, a realizar diversos trabajos menores. Viviendo prácticamente en la miseria, decide acudir a la Escuela Panamericana de Arte, de dicha ciudad, para cumplir su sueño de ser reconocido como dibujante y guionista. Es allí donde conseguiría por fin publicar su primer guion de historietas, en lo que sería una fructífera relación con la Editorial Columba.

Posteriormente conoce al dibujante Luis (Lucho) Olivera, que ya trabaja en el sector, quien le propone dibujar sobre un guion escrito por Wood sobre un tema del que ambos eran apasionados: Los Sumerios. Es el nacimiento del personaje más famoso de los creados por Wood y uno de los personajes emblemáticos de la historieta argentina: el heroico y filosófico general sumerio Nippur de Lagash (que toma su nombre de la antigua ciudad de Nippur en la que nacen sus padres, y el epíteto de Lagash de la ciudad de Lagash de la que debe exiliarse a la fuerza).

En este período, creó también Dennis Martin, Mi novia y yo y Jackaroe.

Durante su carrera recibió numerosas distinciones, y la más destacada fue la de Mejor Guionista del Mundo, en la Bienal de Córdoba, en 1997.